Amplitud y eficiencia energética: El edificio Bahía de Alborán

Esta promoción residencial es todo un referente en el mercado inmobiliario almeriense. Aquellas personas que estén buscando casa en Almería en venta, encuentran en Bahía de Alborán un conjunto de viviendas con excelentes calidades de construcción y que ocupan un edificio destacable a muchos niveles. Uno de los aspectos que salta a la vista es su diseño arquitectónico, con amplias terrazas y una cuidada estructura que tiene como objetivo aprovechar al máximo la luz natural. Teniendo en cuenta que la ciudad puede presumir de tener uno de los mejores climas de todo el país, se ha apostado por sacar el máximo partido a esta fuente energética.

Esta es otra de las cualidades de este residencial de casa y apartamento en Almería capital: la optimización de las fuentes de energía naturales, concretamente del sol. Bahía de Alborán cuenta con placas que transforman la energía solar térmica en energía térmica para la producción del agua caliente, unas instalaciones acondicionadas con el apoyo de Gas Natural. Es una de las novedades este proyecto que se diferencia del resto de promociones inmobiliarias en Almería. Hay que tener en cuenta que se trata de una tecnología muy recomendable, pues cubre tanto las necesidades de agua caliente en verano como las del invierno.

Las ventajas de la energía solar térmica son muchas: se trata de una tecnología limpia, pues se obtiene de una fuente renovable; su principal aplicación es la producción de agua caliente sanitaria y su eficacia está más que comprobada, utilizándose también para calefacción, calentamiento de piscinas y refrigeración; es altamente recomendable en España por su alta incidencia de energía solar por metro cuadrado.

La singularidad y unicidad de Bahía de Alborán reside así en el edificio, una moderna construcción de obra nueva en Almería capital que aúna luz, amplitud y confort a partes iguales. La primera de estas cualidades viene dada por la ubicación del complejo, cerca de la playa de San Miguel – Zapillo y en una ciudad en la que brilla el sol más de 300 días de sol al año de media. Esta fuente de energía se optimiza al máximo en un edificio inteligente en el que los residentes cuentan con placas solares para la producción de agua caliente y que deja pasar la luz con sus amplios ventanales. Ambos factores permiten bajar enteros de cara a la factura de la electricidad, favoreciendo el ahorro doméstico.